A continuación enumero varias de estas conductas:

1. No permitir la individualidad de tu pareja.

Todos tenemos derecho a ser nosotros mismos. Hay cosas que hacemos en conjunto con nuestra pareja, pero hay otras que queremos o debemos hacer en forma individual. Cada quien tiene derecho a tener su propio espacio que le permita tener actividades que le guste hacer, siempre y cuando no sean actividades extremistas que afecten el matrimonio.


2. No permitir el crecimiento de tu pareja.

Toda persona tiene derecho a realizar sus sueños y a crecer desde todas sus perspectivas. Bajo este punto de vista, estar en un matrimonio no significa, por ejemplo, que no puedas seguir trabajando o estudiando para superarte laboralmente.

Tu pareja no puede, bajo ninguna circunstancia, impedirte que lleves a cabo actividades que te harán sentirte útil y mejor ante la sociedad y al mismo tiempo proporcionarte satisfacción personal. No se puede ni se debe reducir el mundo de nuestra pareja.


3. No controles.

Los celos enferman una relacion, asi que confía en tu pareja. Brindale la libertad y el espacio que necesita. No registres sus objetos personales. No fiscalices sus llamadas. La confianza es un fuerte pilar para preservar un matrimonio feliz y saludable.


4. No sembrar aspectos negativos

No debes ser negativo en la vida. No te quejes constantemente. La alegria, el agradecimiento, la ternura, la demostracion de amor y la comunicacion amable, crean un entorno emocional saludable con frutos positivos.

Lo contrario, contamina la relacion y deteriora el matrimonio con el tiempo.


5. No imponer lo nuestro

Cada quien elige lo que desea hacer.


6. No establecer dependencias ni sobreporteger a tu pareja

Recuerda que tu pareja es una persona adulta, que debe asumir la responsabilidad de cuidarse a si misma. Por lo tanto, no debes pensar, hablar o hacer cosas por ella.


7. Los dialogos con ironia, ofensa y agresividad fomentan los conflictos en la pareja y bajan la autoestima

Estoy de acuerdo en que siempre debes ser sincero con tu pareja, pero nunca manifestarlo en forma desagradable. Busca la forma y el momento adecuado para hablar tranquilamente con tu pareja las cosas que te molestas. El matrimonio no te da derecho de ofender a tu pareja.


8. No saber escuchar

Cuando tu pareja desea hablar contigo, apaga la computadora o el televisor, deja lo que estás haciendo y mírala a los ojos. Oír y escuchar no es lo mismo. Ponle atencion a lo que te dice y hazle saber que te preocupas o te interesas por lo que te habla. El no saber escuchar, así como tambien, hablar demasiado o no ponerse en el lugar del otro, provoca tensión en la pareja y deteriora la comunicación entre ambos.


9. No flexibilidad en la convivencia

Establecer una rutina de hábitos e ideas pueden llevar con los años a la monotonia y
llegar a asfixiar la relacion. Inventen cosas nuevas cada cierto tiempo.


10. No usurpar ni controlar espacios vitales de tu pareja

Hay que permitir la privacidad de cada quien.


A TRAVES DE LA RELACION CON TU PAREJA PUEDES CRECER Y APRENDER AL MAXIMO, VIVIR EPERIENCIAS MAGICAS, AUN DESPUES DE MUCHOS AÑOS JUNTOS Y CONSTRUIR UN VERDADERO MATRIMONIO FELIZ.

TODO DEPENDE DE TI Y DE TU PAREJA.




parejaplena.com
Enlaces a esta entrada

Muchas veces deseamos estar con una persona que nos entienda, nos comprenda, y sobre todo que nos ame por siemppre, pero nosotros en que medida retribuimos lo que tanto anhelamos?.


El amor se basa en dos pilares básicos: La paciencia y la bondad.


El amor te debe transformar en un ser paciente, cuando decides ser paciente, el amor hace que respondas de una manera postiva a un problema, a nadie le gusta tener como pareja a una persona inpaciente. El enojarnos casi nunca nos conduce a algo positivo, muy por al contrario siempre desencadena en tristesas y pesares.


El enojo se produce cuando un fuerte deseo de algo, se mezcla con la desilución o el dolor. La falta de paciencia tranformará tu hogar en una batalla campal , mientras que la abundancia de paciencia lo convertirá en un digno de convivir.


La paciencia es el punto donde el amor se une a la sabiduría. La paciencia le da permiso a tu pareja a que sea un ser humano, dispuesto a cometer errores, comprende que todos fallamos y necesitamos una oportunidad. ¿Tu conyugue puede estar seguro que si deja las llaves del auto dentro y cierra la puerta, encontrará en ti a alguién que comprenda o a una persona que riña y genere malestar?. Es cierto que la paciencia no es fácil de cultivar, pero si deseas salvar tu matrimonio o relación, créeme que debes cultivarla.


DESAFIO:


“El amor se comunica de distintas maneras, nuestras palabras reflejan el estado de ánimo, el día de hoy decide mostrar paciencia con tu pareja y no decirle nada negativo, si surge algún problema, respira muy profundo y no digas nada, es mejor quedarse callado, que luego te puedas arrepentir por haberlo dicho”.




Fuente: Stephen & Alex Kendrick

Enlaces a esta entrada

Cuando las parejas llevan varios años juntos comienzan a dejar en el olvido ciertas cosas que al principio solían ser primordiales, como los detalles, el respeto y la comunicación que es lo más importante en una relación que lucha por no acabarse.
Por lo general, cuando una relación en pareja empieza a deteriorarse, los expertos recomiendan trabajar más en la comunicación, ya que es importante aprender a hablar y escuchar más eficientemente. Además, es indispensable que sepas ciertas cosas sobre tu pareja, como por ejemplo; cómo le gusta que le hablen, qué le disgusta, qué temas no le gusta tocar, o qué necesita para sentirse bien…En fin, todas esas cosas por las que quizás nunca te preocupas.

Formas de mejorar

Siempre es bueno que intentes nuevos métodos para que logres avivar esa llama de la relación, que con el tiempo se ha ido apagando. Hay muchas cosas que para ti no tienen importancia, pero quizás, para tu pareja sí la tienen, y es allí cuando se crea un conflicto. Por ello, es bueno que aprendas aescuchar lo que la otra persona quiere decirte, así te sientas en total desacuerdo con el tema a tratar.

Es mejor que los dos digan las cosas que sienten, porque con el paso del tiempo, el hecho de que ambos se abstengan de hablar con sinceridad, hará que su relación se llene de resentimientos, lo cual no los dejará gozar del placer de estar juntos. Hay ocasiones en las que uno de los dos siente que no estásiendo escuchado y, cuando esto sucede es preferible que escriban una nota, en lugar de hablar. Eso funciona bastante bien, ya que te ahorras malos ratos y evitas que el conflicto a tratar empeore.


El objetivo: comunicarse
Seguramente, en tu cabeza has pensado que “lo has intentado todo”, lo que realmente significa que “lo has dicho todo”, y que si tu pareja no ha escuchado tus peticiones para que la relación mejore, quizás no importa cómo se lo digas, porque no te escuchará. Por eso, para hacerse entender por alguien que no escucha, hay que crear otra estrategia, por ejemplo, si tus conversaciones cara a cara no arreglan nada, envía un correo electrónico o un mensaje de texto, ya que es probable que te sea, incluso, más fácil expresarte.

Es decir, busca el camino que, según tu criterio, funcionará de mejor manera, porque la comunicación es la clave para que una relación avance favorablemente, y si se carece de ella, es mejor cortar por lo sano.



Fuente:
www.yavoymama.com
Enlaces a esta entrada

No existe una fórmula para amar de forma precisapara aprender a Amar, de acuaerdo a cada persona ya que tampoco hay dos personas con características iguales. La forma ideal de amar depende de cómo sean las personas que entran en la aventura del amor…

Consejos útiles para enriquecer tu propia experiencia!

1. Proporcione circunstancias cambiantes o novedosas. En una palabra: rompa la rutina.

2. Asuma las desavenencias no como conflictos, sino como lecciones a aprender. Recuerde que entre ambos construyen algo.

3. Póngase en el lugar de su pareja y así sentirá lo que a usted le gusta y lo que no le gusta. Esa es la base del respeto.

4. Experimente como se siente cuando su pareja no está. Ello le proporcionará conocerse más a Ud. mismo.

5. Cada vez que pueda, ríase. La alegría debe presidir su relación.

6. Sea sincero y exprese lo que siente. La cercanía afectiva se apoya en la cercanía moral.

7. Descubra lo que siente su pareja. Póngase en sintonía emocional.

8. Preste atención a como entrega afecto. La cuestión no está en cuánto, sino en cómo.

9. Ofrezca siempre apoyo. La relación es un vínculo mutuo.

10. No vacile en preguntar. Busque cómo se siente su pareja.

11. Atienda a su pareja. Al igual que un jardín, riéguelo.

12. Tome algo positivo de su pareja. Siempre va a aprender algo nuevo.

13. Sienta que el amor nace cada día. Nada de estar recordando episodios pasados y menos comentarlos.

14. Admita sus errores. Ni ocultar, ni reprimir: simplemente, asumir.

15. Dispóngase a incluir cosas nuevas en su relación. Todo lo que no se desarrolla, se atrofia.

16. Escuche sus intuiciones. Es posible que no pueda explicar el por qué, pero verá que es así.

17. Desarrolle la creatividad. Sorprenda a su pareja.

18. Mantenga la ilusión. Evite actos, palabras, frases y gestos groseros.

19. Respete los espacios personales. Es bueno estar junto a la pareja, pero no pegado a ella.

20. Tomen decisiones de común acuerdo. Jamás por imposición, y siempre por concertación.

Fuente: www.diariofemenino.com
Enlaces a esta entrada


  • Si quiero lograr algo de mi pareja, no puedo dejarlo a su imaginación o que llegue a descubrirlo por sí mismo. No somos adivinos de la mente del otro y por lo tanto tampoco el otro lo es de nuestra mente. Si quiero o espero algo, lo más justo es decírselo para que pueda cumplir mis deseos.
  • No puedo esperar recibir continuamente. Si quiero lograr algo de la otra persona también tengo que dar para que se sienta igualmente satisfecho y feliz a mi lado y ambos nos encontremos acordes el uno con el otro.
  • La otra persona no suele tener las mismas necesidades que yo. Como decíamos cada persona espera lograr cosas diferentes de su amado y sólo cuando escucho lo que quiere y necesita podré dárselo con la seguridad de estar aportando algo realmente importante.
  • Las cosas importantes en pareja no suelen ser materiales. Si lo son es porque no hay demasiado amor. Lo que suele llenar son pequeños gestos que nos demuestran que le importo a la otra persona. Para unos será la generosidad de dejarme ver el partido de baloncesto en casa con mis amigos y para otros será el que me consueles cuando lloro y me escuches. Como lograr el equilibrio en la pareja no es, por suerte, una cuestión de tener o no tener más dinero.
  • Si no aporto lo que el otro está necesitando es como si no diese nada. Por eso si yo estoy buscando pasar más tiempo contigo, no sirve de mucho que la otra persona disculpe su ausencia con un regalo muy caro. Esto no suele tener un efecto demasiado positivo y de seguir existiendo la relación se volvería muy interesada.
  • Es necesario cuidar siempre la relación. Sólo por haber hecho una conquista, no significa que pueda dormir y darlo todo por ganado. Si no cuido día a día de mi relación no existen garantías de estabilidad.
  • No es necesario que siempre entendamos la razón por la que nuestra pareja nos pide las cosas que nos pide. Hay veces que no llegamos a entendernos en esos niveles, pero siempre tenemos que respetar sus sentimientos. Si yo ahora necesito un abrazo, es posible que tú no lo entiendas, pero si es importante para mí, es un deseo que puede ser respetado y tenido en cuenta, puesto que tampoco supone tal sacrificio para el otro.
  • No debemos renunciar nunca a nuestra personalidad, nuestro modo de ser, y desde luego a determinadas pasiones. Para lograr un buen equilibrio en la pareja hay que ceder, pero no todo de uno mismo. Si dejo cosas vitales por el camino para lograr estar con alguien, tarde o temprano le lo echaré en cara. Las renuncias han de ser meditadas.
  • Igual que doy tengo que ser claro y concreto a la hora de pedir cuando yo demando algo del otro.

Si los dos miembros de una pareja tienen amor y reciprocidad entre ellos, su relación tiene muchas más posibilidades de ser satisfactoria y podrán ir evolucionando juntos.

Estas pautas o consejos son, realmente, indispensables cuando buscamos como lograr el equilibrio en la pareja.

Fuente: enbuenasmanos.com
Enlaces a esta entrada
Autor: Mª Carmen González Rivas



Suele pasar que cuando la pareja decide comprometerse y vivir una vida juntos, se les olvida aquel tiempo de noviazgo en donde ambos disfrutaban. Todo era más fácil por ser una etapa de mayor enamoramiento y romanticismo. Con el tiempo cuando se
llega al matrimonio: se funda un hogar, se tienen hijos, etc. El galanteo y la seducción se van perdiendo como si eso no se pudiera seguir realizando, y todo se inunda de negatividad, e incluso a veces los conflictos entre ellos se esconde en los hijos.

Si es cierto que todo no puede volver a ser como antes, porque las etapas de la vida requieren vivir su momento, pero eso no significa que no volvamos a redescubrir el amor. Por tanto, ¿Por qué no dejamos de añorar esas cosas propias del día de San Valentín y nos ponernos manos a la obra para acrecentar el amor en la pareja?

Pues bien una manera para contextualizar todo esto es hacer un proyecto de marketing, así lo recomiendan dos autores que aplican las estrategias del mercado a la relación de pareja (David Suriol y Miguel Janer).

La base fundamental de este proyecto es que ambos se comprometan y acuerden en realizarlo, esto va requerir un importante esfuerzo por ambas partes.

Pues el amor no es solo un sentimiento, es una actitud. Solo basar la relación de pareja en lo sentimental no es suficiente. Además hay que poner inteligencia y voluntad. Digamos que para regalar un ramo de rosas hay que pensar como regalarlo.

Así que empecemos a plantearnos este análisis que denominamos: DAFO(Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades).

1. Debilidades. Entendidas como aspectos que sabemos que son frágiles en mi relación
de pareja. Así por ejemplo: Si yo que cuando llego a casa cansado/a no me gusta que nada mas abrir la puerta me comenten problemas, voy a decirlo para no hacer de esa entrada en el hogar solo un lugar en donde den cabida los problemas.

2. Amenazas. Son aquellos factores que precipitan que haya una mayor inestabilidad en
la pareja. Así por ejemplo, si cuando hay algún tema dentro de la pareja que no me gusta tratar y yo lo esquivo continuamente; puede producir la sensación de no prestar atención a algo que es importante para la relación de pareja. Con lo cual podríamos acordar que determinados temas que nos agobian en lo que respecta a la pareja podemos plantearlos de forma abierta, en un momento concreto y después no volverlo a tocar una
vez resuelto.

3. Fortalezas. Son aquellos aspectos que ambos sabemos que benefician a nuestra relación. Así por ejemplo: tanto a mi marido o a mi mujer o viceversa nos gusta hacer una actividad juntos y es lo que echamos de menos. Podríamos dedicarnos a recuperar eso que antes nos gustaba tanto.

4. Oportunidades. Son aquellos momentos que a veces se nos presentan y podemos servirnos de ellos para ver como va nuestra relación. Pues a veces dentro de mi relación de pareja considero que se me presentan ciertos momentos que desaprovecho. Así por ejemplo: cuando tenemos un rato juntos sin que estén nuestros hijos, u otras personas podemos charlar de nosotros, de lo que afecta a nuestra pareja en términos positivos.
Todo esto mantenido en tiempo, junto con sorpresas o momentos extraordinarios que podamos aprovechar es lo que enriquece la relación de pareja.

Así podrás elaborar cada uno individualmente una lista de cosas que le guste bien a tu marido o a tu mujer. No suponiendo nada, sino hacer memoria de las cosas que al oteo le han agradado en otras ocasiones. Tu marido o mujer no tiene que ver esta lista en ningún momento. Se trata de hacer una lista con cosas sencillas, que una vez a la semana podrás ir haciendo, siempre de manera que el otro no pueda anticipar la sorpresa.


Enlaces a esta entrada
¿Cómo puede un objeto tan pequeño, significar algo tan grande: amor y fidelidad?

Autor: Ángel Espinosa de los Monteros

ENTREGA DEL ANILLO Y LO QUE SIGNIFICA

El hombre necesita ver signos y de hecho existen en todos los sacramentos: palabras, gestos, elementos. Incluso Dios pidió al pueblo de Israel que construyera un templo como un signo de su presencia. Cristo quiso quedarse en la Eucaristía para hacerse más asequible, tangible, presente. En el Bautismo se derrama agua sobre nuestra cabeza como signo y señal de purificación. En la confirmación somos ungidos con aceite. En el sacramento del orden sacerdotal el obispo impone las manos a quien va a ser ordenado, como un signo y una señal de la venida del Espíritu Santo sobre él.

La gente para alimentar el recuerdo y mantener el amor más fresco, recurre a las fotografías, que son una representación, una imagen de las personas a las que se ama.

Antes de que existiera la fotografía, desde tiempos inmemorables, pintores y escultores grabaron en piedra, papel o madera, el recuerdo de lo que amaban. Siempre hemos necesitado contar con estas ayudas que nos recuerdan a quienes queremos.

Ahora bien, en el matrimonio, como parte del rito, sin ser siquiera la esencial, pues este lugar lo ocupa el consentimiento de los cónyuges, los nuevos esposos se ponen mutuamente unos anillos, mientras se dicen: “recibe este anillo en señal de mi amor y fidelidad a ti”.

Cuando leí esto por primera vez me pregunté: ¿cómo puede un objeto tan pequeño –el anillo- significar algo tan grande: amor y fidelidad?

Y fue así como decidí que sería interesante tratar de encontrar aquellos elementos que hacen que el anillo sea un digno representante del amor y de la fidelidad que sienten el uno por el otro en el matrimonio.
Enlaces a esta entrada

1. Cariño: En este caso, no debe tomarse en un sentido trivial. Este es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.

2. Encaprichamiento: Es lo que comúnmente se siente como "amor a primera vista". Sin intimidad ni compromiso, este amor puede desaparecer en cualquier momento.

3. Amor vacío: Existe una unión por compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. No sienten nada uno por el otro, pero hay una sensación de respeto y reciprocidad. En los matrimonios arreglados, las relaciones suelen comenzar con un amor vacío.

4. Amor romántico: Las parejas románticas están unidas emocionalmente (como en el caso del cariño) y físicamente, mediante la pasión.

5. Amor sociable: Se encuentra frecuentemente en matrimonios en los que la pasión se ha ido, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que se comparte la vida, aunque no existe deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. Se encuentra en la familia y en los amigos profundos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual.

6. Amor fatuo: Se da en relaciones en las que el compromiso es motivado en su mayor parte por la pasión, sin la estabilizante influencia de la intimidad.

7. Amor consumado: Es la forma completa del amor. Representa la relación ideal hacia la que todos quieren ir pero que aparentemente pocos alcanzan. Sin embargo, Sternberg señala que mantener un amor consumado puede ser aún más difícil que llegar a él. Enfatiza la importancia de traducir los componentes del amor en acciones. "«Sin expresión —advierte—, hasta el amor más grande puede morir»". El amor consumado puede no ser permanente. Por ejemplo, si la pasión se pierde con el tiempo, puede convertirse en un amor sociable.

Enlaces a esta entrada